MILES DE VIDAS RESPONDIERON AL LLAMADO MISIONERO